Invitados por el área de Animación Misionera nos reunimos unas 30 personas entre el 6 y 8 de marzo, en esta ocasión, en el Convento de San Francisco de Estepa (Sevilla), con el lema “Evangelizar con el arte”. Como en otras ocasiones renovados de ilusión y ganas de llevar adelante todo el programa que teníamos previsto.

El primer testimonio de la mañana del sábado nos vino desde el mundo de la pintura: Miguel Castellanos o.f.m. que se definió como pintor de paisajes interiores. Fue describiendo un abanico de experiencias personales que le habían ayudado en la vida a descubrir la pintura como testimonio del amor de Dios allí donde le tocaba vivir.

El segundo testimonio nos vino a través de la música. Arancha Torres y Luis Pérez nos presentaron el “Grupo San Francisco de Granada” con muchos años de experiencia en el canto y dos discos grabados.

Según Arancha, ellos, más que un coro es un grupo que canta invitando a la asamblea a participar en la Eucaristía a través de la música. Según Luis el arte evangeliza, es obra de Dios y quien lo encuentra debe sacarlo fuera y proclamarlo al mundo. Y, continuó diciendo:”Yo encontré este arte y es el que me sirve para anunciar mi experiencia de Dios”

Mientras Arancha y Luis se turnaban en la exposición el resto del grupo iba cantando los diversos temas de su repertorio y, comentaban la letra de algunos de ellos.

A través de su experiencia habían constatado que lo grande no es escribir algo sino que otro lo corrige, otro lo pone música, otro lo arregla, luego quien lo canta y, entre todos, ayudan a llevar la belleza de Dios al mundo. De esta manera Evangelizar con la música es ser misionero.

Y qué mejor manera de salir a misionar habiendo potenciado nuestros dones, y nuestras habilidades artísticas para enriquecer la liturgia, la comunidad, la vida de fe…

Esta experiencia fue complementada con un concierto que ofrecieron después de cenar en el que todos disfrutamos de sus voces, incluso de la de los más pequeños del grupo.

Escuchando a todos ellos, uno puede llegar a la conclusión de que hacer de la pintura, de la música, de la vida en general un arte, un anuncio, un testimonio sería sencillamente maravilloso.

Por la tarde fue el matrimonio Bailón-Sánchez con sus tres hijos quien nos dio su testimonio misionero. Toda la familia se trasladó a Tánger (Marruecos). Unos
ayudaron en la Catedral y otros a los hermanos de Cruz Blanca en esa ciudad. Según destacaron, la experiencia fue muy positiva; por la convivencia positiva, sobre todo, con los frailes que les acogieron y por el crecimiento personal y familiar.

Pudimos ver también un video con la intervención de la orquesta “Fragmentos de Luz” de música clásica en la que da su testimonio Sor Cristina Alfano religiosa Alcantarina.

Destacaría la Eucaristía en la iglesia del convento de Santa Clara, participada conjuntamente con la comunidad de las clarisas y también la visita guiada, por una guía local, al convento primitivo de Santa Clara y al resto de monumentos que se encuentran en el Cerro de San Cristóbal de Estepa.

El equipo de Animación Misionera
Hna Pilar martinez.